Cs propone que Cádiz se sume a la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores

El grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cádiz ha presentado una propuesta para el próximo Pleno municipal, que se celebrará el viernes 28 de agosto, relativa a la adhesión de la ciudad a la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores. Junto a ello, también se solicita que la planificación, ejecución, evaluación y propuestas de mejora del plan de acción Proyecto Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores se realicen a través del Consejo Local de Mayores. En este sentido, la concejal de la formación naranja Carmen Fidalgo ha declarado que “la misión de la red es conectar ciudades y comunidades de todo el mundo para  facilitar el intercambio de información, conocimiento y experiencia para encontrar soluciones innovadoras y basadas en la evidencia con el fin último de promover un envejecimiento saludable y activo”.

Fidalgo ha continuado explicando que una de las tendencias globales que caracterizan el siglo XXI es el envejecimiento de la población. En Cádiz, según la Delegación de Estadística del Ayuntamiento y con datos numéricos del Padrón municipal de habitantes, “este sector de la población representa un 30,78 % del total de la población gaditana. Una población que presenta una serie de necesidades a las que dar respuesta para así crear un entorno físico y social mejor donde envejecer dignamente y con calidad”.

La concejal de Cs ha señalado que se trata de un proyecto donde se tienen en cuenta “múltiples aspectos que afectan a la vida de cualquier ciudad: aspectos sociales, sanitarios, económicos, urbanísticos y espaciales, de accesibilidad, vivienda, transporte, espacios al aire libre, seguridad, empleo, comunicación, acceso a la información, inclusión social y respeto a los derechos de los ciudadanos”. Fidalgo ha resaltado que todos estos aspectos “se abordan a través de la participación de las personas mayores durante el proceso ante la toma de cualquier decisión que les afecte, asumiendo de esta manera el protagonismo de los cambios necesarios en el entorno. Así, en una localidad amigable con el envejecimiento, las políticas, los servicios y las estructuras relacionadas con su entorno físico y social se diseñan y reorganizan para apoyar y permitir a las personas mayores vivir dignamente, disfrutar de una buena salud y continuar participando en la sociedad de manera plena y activa”.